domingo, 2 de abril de 2017

Apreciando lo diferente crecemos.


Fafi es una mariposa, ella tiene las alas de color amarillo limón, casi blancas, es muy feliz porque puede ir de flor en flor, se siente muy ligera y también le gusta quedarse en el aire, con sus alas abiertas, sin dirección, solo dejándose mecer por el viento.

Antonia es una mariposa monarca, ella es naranja con pintas negras, se siente muy importante porque ha oído que quedan pocas como ella y la gente las admira y cuida muchísimo. Siempre va pavoneándose de flor en flor y mira a las otras mariposas con cierto desprecio.


Un día se encontró en un jardín con Fafi, al verla tan feliz le dio un poco de rabia, entonces empezó a meterse con ella, le decía que su color era soso, que ella volaba más alto, que tenía familiares en otros países, etc. Fafi seguía volando y columpiándose a gusto. Antonia se dio cuenta de que no podía con ella, así que le preguntó porqué parecía siempre tan satisfecha. Fafi, se posó en una margarita, libó un poco de néctar de la flor y sonrió diciendo, es que yo antes era como tú, siempre intentaba que los demás se parecieran a mi, hasta que aprendí que cada uno es perfecto tal como es, una margarita no puede ser una rosa, eso sería un desastre, ¿Verdad?, una rosa tampoco puede ser una orquídea, así es todo. 

De manera que un día me dije a mi misma, (Continuó Fafi),  que si quería ser feliz tendría que dejar de pretender que los demás fueran como yo quería. Hay más felicidad en aceptar sinceramente al diferente que en querer cambiarlo, lo primero nos proporciona paz, lo segundo es luchar continuamente sin llegar a nada, perdiendo en esa lucha inútil la oportunidad de vivir en paz. 

La monarca se quedó pensando, Fafi tenía razón, en vez de estar queriendo ser diferente o intentar que los demás cambiaran para parecerse a ella era mejor apreciar lo que tenían distinto y quizá hasta aprender de otras formas de ser. Notó que después de ese pensamiento, sus alas se abrieron proporcionándole una libertad que hasta ahora no había sentido, se dirigió junto a Fafi y las dos mariposas, una pálida y la otra multicolor estuvieron volando y libando juntas de flor en flor, libres, ligeras y en paz.

21 comentarios:

  1. Buena enseñanza, María.

    Es lo que tiene vivir en paz... Que uno vuela libre y ligero.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ernesto, ojalá lo aprendieramos desde niños...un abrazo.

      Eliminar
  2. Sabia y sana tu prosa, Maru. "Cada uno es perfecto tal como es", casi como un mantra es este núcleo de tu relato. Enhorabuena!

    Abrazo encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, debemos mirarnos interiormente con amor y veremos lo geniales que somos. Abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha gustado una vez más leerte y apreciar tu bella sabiduría
    ............ eres un angel........................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ángel es quien ve magia por donde va. Un abrazo Mucha.

      Eliminar
  4. Ja Ja!!! te decia que transportas magia hacia donde vos va

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. debemos ser del mismo planeta y no creo que sea el Planeta Tierra
      miles de besos jajaja

      Eliminar
  5. Volar libremente y siendo, sin importar otra cosa.

    Besos, Maru

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir siendo y sintiendo, eso hay que procurar para que nunca pensemos que la vida se nos escapó y no fuimos capaces de vivirla connscientemente. Besos.

      Eliminar
  6. Hay mucha sabiduría en tus letras...aceptar la realidad tal cual es, pues como es justo ahora es perfecta... escribirlo es fácil, asimilarlo puede tomar vidas enteras

    Luz&Amabilidad

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has escrito Isaac, "Asimilarlo puede tomar la vida entera". Besos.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Cuando lo joven
    vuelve a nacer
    lo sabio también vuelve
    y yo como tú,
    alzamos el vuelo
    cual mariposas pero
    las del corazón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belleza en tus palabras, un honor que dediques este poema a esta entrada . Abrazos.

      Eliminar
  9. Olá Maru, boa tarde! Navegando nos blogs de amigos, cheguei aqui,amei, já estou seguindo pois suas postagens são maravilhosas e nos convida a voltar a ler. Lhe convido a conhecer os meus, se gostar seguir ficarei muito grata. Tenho um final de sema feliz e abençoado. Abraços

    http://professoralourdesduarte.blogspot.com.br/
    http://filosofandonavidaproflourdes.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
  10. Bonito mensaje Maru y es que el que te quiere te acepta tal y como eres, sin intentar cambiarte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el quid, muchas veces elegimos pareja, amigos se supone porque nos atrae su idiosincrasia, no se entiende porqué, pasado un tiempo ya queremos que cambien...un abrazo

      Eliminar
  11. La maravilla está al alcance de la mano pero comprender cosas simples de nuestro corazón resulta una tarea ardua que una vez cumplida, ya he dicho que resulta ser simple...

    Siempre, en cada una de nuestras dudas puede que suceda un laberinto; un laberinto que quita el sueño, nos da miedo, nos preocupa o nos sentimos perdidos... todo un dilema cuando la resolución es algo simple. Hallar en nosotros la verdad nos sumerge en redes complicadas de pensamientos y laberintos que quieras o no, nosotros mismos nos lo fabricamos por ser ignorantes. De un grano de arena hacemos una montaña gracias a la imaginación, fantasía o váyase usted a saber por qué.

    Yo creo que la perfección puede asomar en nuestras vidas siendo imperfectos pero con los pies en la tierra, cosa que para llegar a ese fín sin duda, debemos de desenredar muchas redes tantas como complicados queremos ser...

    Sin embargo hay gente con claridad para discernir lo vivido y lo que ellos mismos son...igual que hay gente dotada para manejar cualquier materia en exclusiva...pero me refiero a esas personas con plenitud en la vida que son dotadas para cualquier materia ( porque las hay ). Sin duda le dirán a usted que para cada problema, hay una respuesta simple.

    Tanta variedad de razas humanas no es motivo de despreciar sino, de enriquecerse. Ojalá la educación sirva para algo más en nuestros hijos pues el mundo lo necesita para ser sencillo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isaac, es cierto que no hay nada como un ser humano para complicarse la existencia sin necesidad. Afortunadamente, creo que pertenecemos al grupo de personas resolutivas, que un contratiempo nos puede afectar como a cualquiera, pero tenemos herramientas para afrontarlo sabiendo que por mucho que hagamos lo que tiene que pasarnos nos pasará, así que mejor buscar soluciones que ir complicando más las cosas. Un abrazo.

      Eliminar